Las apariciones de la Virgen de Fátima. Los milagros

Las apariciones de la Virgen de Fátima son quizás las que gozan de mayor reconocimiento por parte de la Iglesia Católica. Baste señalar que Benedicto XV, con motivo de la aparición de Fátima, restauró la diócesis de Leiría. Pío XI, el 6 de diciembre de 1928, bendecía una imagen de Fátima para el Colegio Portugués de Roma. Pío XII, en su encíclica «Saeculo Exeunte’, el 13 de junio de 1940, recuerdó que Nuestra Señora de Fátima ha recomendado el rezo del Santo Rosario.

El 13 de mayo de 1946 coronó a la Virgen de Fátima como Reina de la Paz y del Mundo. El 12 de noviembre de 1954, concedió al Templo de Fátima el Título de Basílica. Asimismo, el Cardenal Tedeschini, ante un millón de peregrinos, hizo público (y lo recogió la primera plana del L’OSSERVATORE ROMANO del domingo 18 de noviembre de 1951) que S. S. Pío XII, el 30 y 31 de octubre y el 1 de noviembre de 1950. Así como ocho días después, a las 4:00 de la tarde, en su paseo diario por los jardines del Vaticano, había visto reproducirse el milagro del sol de Fátima (en los tres primeros días hizo una escala en Roma, la Virgen peregrina de Fátima en su viaje a Tailandia y Singapur).

Juan XXIII, el 13 de diciembre de 1962, declaró a la Santa Virgen de Fátima Patrona de la Diócesis de Leiría-Fátima. Luego Pablo VI visita a Fátima el 13 de mayo de 1967 en el Cincuentenario de las Apariciones. Por último, el Papa Juan Pablo II, el 13 de mayo de 1982 (justo al año del atentado que sufrió en Roma), en Fátima, en la homilía de la Santa Misa, ante un millón de fieles, confirma la autenticidad del «Mensaje Extraordinario» que empezó a resonar en todo el mundo desde Fátima el 13 de mayo de 1917.

Los acontecimientos de Fátima, y que más detalladamente pueden ser consultados en diversas obras como la del Canónico francés Barthas, el P. Fonseca, el P. Joaquín María Alonso, etcétera, constituyen sin duda alguna un «signo de misterio» de nuestro tiempo. No hay que olvidar que durante el tiempo en que se llevaron las apariciones, en otro lugar del mundo, Lennin empezaba en Rusia la revolución bolchevique que culminó con el triunfo del 7 de octubre. Simultáneamente, en Cova de Iria, tres pastorcitos recibían del Cielo para toda la humanidad un programa de remedio espiritual contrarevolucionario: ¡El rezo del Santo Rosario y la Devoción al Inmaculado Corazón de María! Sin embargo, los hombres voluntariamente hemos rechazado la medicina recetada y ahora estamos pagando las consecuencias.

virgen de Fátima

Los mensajes secretos de la virgen de Fátima

Los mensajes dados por la Santa Virgen de Fátima en sus apariciones hacían referencia al rezo diario del Santo Rosario, así como a la devoción al Inmaculado Corazón de María y a la penitencia como reparación de los pecados. Amén de estos mensajes, Nuestra Señora reveló un secreto a los niños, secreto que se divide en tres partes:

Primera parte

La primera parte consistió en la visión del infierno. Dijo Lucía: «Abrió (la Virgen) de nuevo las manos. Su luz penetró la tierra y vimos un mar de fuego… y sumergidos en ese fuego los demonios y las almas, como si fuesen brasas, transparentes y negras o bronceadas, con forma humana, que flotaban en aquel incendio, sostenidas por las llamas que salían del mismo con nubes de humo; cayendo en todas partes como caen las chispas en los grandes incendios. Sin peso ni equilibrio, entre gritos y gemidos de desesperación, que horrorizaban y hacían temblar de dolor y espanto. Los demonios se distinguían por formas horribles y repugnantes de animales espantosos y desconocidos, pero transparentes, como carbones negros calentados al rojo vivo».

Segunda parte o segundo secreto

En la segunda parte del secreto, la Virgen dijo lo siguiente: «Ustedes han visto el infierno para donde van las almas de los pobres pecadores. Para salvarlas Dios quiere establecer en el mundo la devoción de mi Inmaculado Corazón. Si lo que yo te digo se hace, se salvarán muchas almas y habrá paz. La guerra está llegando a su fin; pero si no dejan de ofender a Dios, una peor sobrevendrá durante el Pontificado de Pío XI. Cuando vean una noche iluminada por una desconocida luz, sabed que esta es la gran señal dada a ustedes por Dios, de que va a castigar al mundo por sus crímenes, por medio de la guerra, el hambre, la persecución de la Iglesia y al Santo Padre»

«Para impedir esto, yo vendré a pedir la consagración de Rusia a mi Inmaculado Corazón y la comunión reparadora de los primeros sábados. Si atendieren a mi pedido, Rusia se convertirá y habrá paz; si no, ella esparcirá sus errores por el mundo promoviendo guerras y persecuciones a la Iglesia; los buenos serán martirizados, el Santo Padre tendrá mucho que sufrir; varias naciones serán aniquiladas, por fin mi Corazón Inmaculado triunfará. El Santo Padre me consagrará a Rusia y ella se convertirá y será concedido al mundo un tiempo de paz. En Portugal se conservará siempre el dogma de la fe… , esto no lo digáis a nadie. A Francisco sí puedes decírselo. Cuando tú reces el Santo Rosario, di después de cada misterio: oh, mi Jesús, perdónanos, sálvanos del fuego del infierno, lleva al Cielo a todas las almas, especialmente a aquéllas más necesitadas de tu misericordia«.

Profecías de la virgen

Resulta sorprendente la forma en que la Virgen confirmó en este secreto su calidad de profeta, pues anuncia el fin de la Primera Guerra Mundial; dijo que si los hombres seguían ofendiendo a Dios vendría otra peor, y se cumplió con la Segunda Guerra Mundial. Y habló también de que Rusia sería el instrumento que Dios utilizaría para castigar a mundo por sus pecados, situación que hoy en día queda perfectamente demostrada cuando sabemos que la Unión Soviética es la que avala todo el terrorismo internacional organizado que existe en el mundo.

Tercera parte o tercer secreto de Fátima. El misterio.

Ahora bien, la tercera parte del secreto o el llamado tercer secreto de Fátima, fue redactado por Lucía y encerrado en un sobre, que hasta el año de 1960 permaneció en poder del señor Obispo de Leiría y desde entonces fue remitido a Roma, y siguió oficialmente como secreto del Vaticano. Sin embargo, en el año de 1963, Su Santidad el Papa Juan XXIII, por vía diplomática y a mero título de información, hizo llegar un extracto de dicho secreto a los presidentes de Estados Unidos, Unión Soviética e Inglaterra, quienes en ese entonces eran John F. Kennedy, Nikita Kruschev y McMillan. Lo anterior trajo como consecuencia el acuerdo de prohibición de armas nucleares, firmado en Moscú el 6 de agosto de 1963, y al que se le han adherido 90 países. Es el caso que dicho extracto salió publicado el 15 de octubre de ese mismo año, en el periódico Nueva Europa de Stuttgart, Alemania, bajo el título «El Porvenir de la Humanidad”, estuvo firmado por Luis Einrich.

Te recomendamos visitar: El Fin del Mundo. Fechas, Predicciones y profecías históricas

Hasta el año de 1980, la Iglesia jamás desmintió el contenido de dicha publicación; pero cuando Juan Pablo II asistió a Fulda, Alemania, los días 15 a 19 de noviembre de ese año hasta la celebración de la Conferencia Episcopal Alemana, se confirmó la autenticidad del extracto diplomático. En nuestros días existen apariciones de Jesús que no han sido muy investigadas.

Se le hicieron al Papa varias preguntas: ¿Qué hay del tercer secreto de Fátima? ¿No debería haberse publicado ya en 1960? Respuesta: «Dada la gravedad del contenido, para no provocar la potencia mundial del comunismo a tomar ciertas determinaciones, mis predecesores en el oficio de Pedro, HAN PREFERIDO DIPLOMATICAMENTE APLAZAR SU PUBLICACION. Por otra parte, a todos los cristianos puede serles suficiente saber esto: Si existe un mensaje en el que está escrito que los océanos inundarán partes enteras de la Tierra, que de un momento a otro millones de hombres perecerán, no es el caso de andar gritando que se divulgue tal mensaje secreto. Y es que muchos quieren saber sólo por simple curiosidad y por gusto sensacionalista ¿morbo?), pero se olvidan que al saber se implica una responsabilidad…

Mensaje clave del Papa

En este punto el Papa tomó el Rosario y dijo: “Aquí está el remedio contra este mal. Rezar y no pidan más. Confiar todo lo demás a la Madre de Dios«. ¿Qué sucederá en la Iglesia? «Debemos prepararnos para sufrir, dentro de no mucho, grandes pruebas. Y exigirán de todos nosotros la disposición de hacer donación, de la propia vida. Así como una dedicación total a Cristo y por Cristo. Con vuestra oración y con la mía, es posible mitigar nuestra tribulación, PERO NO SERA POSIBLE EVITARLA, porque sólo así la Iglesia podrá ser efectivamente renovada».

«¡Cuántas veces la sangre ha brotado de la renovación de la Iglesia! Esta vez tampoco será de otra forma. Debemos ser fuertes, prepararnos, confiar en Nuestro Señor y en su Santísima Madre y ser asiduos, muy asiduos en el rezo del Santo Rosario».

Por su parte, en la entrevista que le concedió el Cardenal Joseph Ratzinger al periodista Vittorio Messori, y que se encuentra recogida en el libro de «Informe sobre la Fe», en la parte conducente, pregunta el periodista: «¿Ha leido su eminencia lo que se llama el Tercer Secreto de Fátima, que la hermana Lucía envió al Papa y no ha querido revelar sino que fuera archivado?»

El Cardenal responde: «Sí, lo he leído». Sobre saber por qué no se había revelado, él respondió: Porque según el juicio de los Papas, no añadirá nada a lo que un cristiano debe saber sobre la revelación:

1. Un llamado radical a la conversión.

2. La gravedad absoluta del momento histórico.

3. Los peligros que se presentan en la vida de la fe de un cristiano y del mundo.

4. La importancia de los últimos tiempos.

En su conclusión el Cardenal ratificó lo dicho por Juan Pablo II:

“…las cosas contenidas en el Tercer Secreto de Fáti-ma corresponden a las anunciadas en las Escrituras y son confirmadas por otras muchas apariciones marianas, comenzando con las mismas de Fátima que ya conocemos. Conversión y penitencia, son las condiciones esenciales para salvarse».

Mensaje, secreto y profecía dada por la Virgen a Lucía.

A continuación, citaremos el famoso extracto del Tercer Secreto de Fátima, según apareció publicado el 15 de octubre de 1963 en el periódico Nueva Europa.

Era el 13 de octubre de 1917. Este día la Santísima Virgen se le apareció por última vez a los niños videntes de Fátima, que eran Jacinta, Francisco y Lucía, al término de seis apariciones en total. Después de dicha manifestación del milagro del sol, Fátima, la Madre de Dios, reveló a Lucía un mensaje muy especial, en el cual le dijo particularmente:

«No te inquietes, mi querida niña, pues yo soy la Madre de Dios, que te habla y te suplica proclamar en mi nombre el siguiente mensaje al mundo entero: Te atraerás, haciendo esto, grandes enemistades. Pero mantente firme en la fe y triunfarás de todos los enemigos. Escucha y guarda firmemente lo que te digo: Los hombres deben ser mejores. Deben implorar el perdón de los pecados que han cometido y de los que continuarán cometiendo… Tú me pides una señal milagrosa para que todos comprendan mis palabras que por tu medio dirijo a la humanidad. Ese milagro que acabas de ver hace un momento es el gran milagro del sol. Todos lo han visto, creyentes e incrédulos, hombres del campo y de la ciudad, sabios y obreros, laicos y sacerdotes. Mas ahora proclama en mi nombre:

SOBRE TODA LA HUMANIDAD VENDRA UN GRAN CASTIGO, MAS NO AHORA NI MAÑANA, SINO EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX. Lo que ya di a conocer en La Salette por medio de los niños Melania y Maximino, yo lo repito hoy día ante ti. La humanidad no ha cambiado como Dios esperaba. La humanidad ha profanado y hollado con los pies el don que le ha sido dado. En ningún sitio reina el orden. Satanás ha llegado hasta los más altos puestos y determina la marcha de los acontecimientos. Logrará introducirse hasta las más altas cumbres de la Iglesia. Conseguirá seducir el espíritu de grandes sabios que inventarán armas con las cuales se podrá aniquilar la mitad de la humanidad en pocos minutos. Someterá a los poderosos de los pueblos a su imperio y les llevará a la fabricación en masa de estas armas. Si la humanidad no lo impide, me veré obligada a dejar caer el brazo de Mi Hijo. Si los que están a la cabeza del mundo y de la Iglesia no se oponen a estos manejos, lo haré yo y rogaré a Dios, mi Padre, hacer venir sobre los hombres su JUSTICIA. Y entonces castigará mucho más severamente que cuando lo hizo por medio del DILUVIO.

virgen de Fátima milagros

Continúa el mensaje…

Los grandes y los poderosos perecerán del mismo modo que los débiles y pequeños. Pero también para la Iglesia vendrá un tiempo de muy duras pruebas. LOS CARDENALES SE OPONDRAN A LOS CARDENALES, Y LOS OBISPOS CONTRA LOS OBISPOS. Satanás se introducirá en medio de sus filas. En Roma misma habrá grandes cambios. Lo que esté podrido se cae, y lo que se cae no debe mantenerse más. La Iglesia será oscurecida y el mundo precipitado en la confusión. La gran guerra vendrá en la segunda mitad del siglo XX. Fuego y humo caerá del Cielo y las aguas de los océanos se transformarán en vapor, lanzando sus espumas hasta el Cielo, y todo lo que esté en pie se hundirá.

Millones y millones de hombres perderán la vida de hora en hora, y los que queden vivos en aquellos instantes envidiarán a los que ya han muerto. Habrá tribulaciones en todas partes a donde se dirija la mirada, y miseria sobre toda la Tierra, y desolación en todos los países. He aquí que el tiempo se aproxima cada día y el abismo se profundiza cada día más, y no hay otra salida. Los buenos morirán con los malvados, los mayores con los pequeños, los príncipes de la Iglesia con sus fieles, los soberanos del mundo con sus pueblos; por todas partes reinará la muerte. Levantada a su triunfo por hombres extraviados, por los la cayos de satanás, que serán entonces los únicos soberanos de la Tierra.

Este será un tiempo que no esperará ningún Rey ni Emperador, ni Cardenal, ni Obispo, y vendrá cuando sea justamente el momento, según designios de mi Padre, para castigar y vengar.

Y así concluye el mensaje:

Posteriormente, cuando los que sobrevivan a todo estén aún con vida, se invocará de nuevo a Dios y su magnificencia, y se servirá de nuevo a Dios como en los tiempos anteriores a la perversión del mundo. Yo llamo a todos los verdaderos imitadores de mi Hijo Jesucristo, a todos los verdaderos cristianos, A LOS APOSTOLES DE LOS ULTIMOS TIEMPOS. El tiempo de los tiempos llega y el fin de los fines, si la humanidad no se convierte y si esta conversión no viene de lo alto, de los dirigentes del mundo y de los dirigentes de la Iglesia. Pero qué desgracia si esta conversión no llega y si todo queda tal como está o llega a ser peor todavía. Vete, hija mía, y anúncialo. Yo estare siempre a tu lado ayudándote».

Interpretación y resumen del mensaje de Fátima

Entendemos que lo que se ha citado no es el auténtico y original transmitido por la Santísima Virgen a la vidente Lucía, Carmelita descalza en Coimbra en el Monasterio de Religiosas de Santa Teresa, cuyo nombre conocido es: Lucia del Inmaculado Corazón de María, sino un extracto que circula en las cancillerías diplomáticas.

A continuación precisaremos algunos de los mensajes de la Virgen de Fátima de la siguiente manera:

a) Vengo a decir al mundo que no pequen más.

b) Es preciso que los hombres se enmienden, que pidan perdón de sus pecados.

c) Que no ofendan más a Nuestro Señor, que ya está muy ofendido.

d) Rezar, y rezar mucho. Hacer muchos sacrificios por los pecadores, pues ya van muchas almas al infierno, por no haber quien se sacrifique y pida por ellas.

e) Dios va a castigar al mundo por sus crímenes por medio de la guerra, del hambre y de la persecución a la Iglesia y al Santo Padre.

f) Dios quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón. Si hacen lo que se les doce, se podrán salvar muchas almas y tendrán paz.

9) Vengo a pedir al mundo la comunión reparadora de los primeros sábados.

h) Yo soy Nuestra Señora del Rosario. Quiero que continuéis rezando el Rosario todos los días.

Para más información sobre los misterios de Fátima, te recomendamos visitar:

Milagros de Jesús