Milagros de jesus

MILAGROS DE JESUS

Los Milagros de Jesús

Los milagros son hechos que se pueden percibir por los sentidos aunque sobrepasen las leyes de la naturaleza y también el poder del hombre. Por lo anterior, es por lo que se define un milagro. Las Sagradas Escrituras y el Antiguo Testamento, narran muchos milagros de JESUS. Un milagro es una acción de Dios y signos de su omnipotencia divina. La creación está bajo la guía de Dios. Los milagros de Dios no están limitados a la naturaleza.  

Los milagros de Jesús son los actos sobrenaturales que realizó Jesucristo durante su vida terrenal y que quedaron registrados en textos como los Evangelios. Jesús realizó muchas curaciones milagrosas y también otros milagros religiosos como expulsión de demonios también llamados “exorcismos”, actos que ayudaron en la aceptación del pueblo y los discípulos de Jesus, para su predicación del Reino de Dios. Existen muchos mensajes cristianos en la biblia que son manifestación de que Jesús es verdaderamente Dios, Jesús es Dios porque obraba sus milagros con el poder de Dios; éstos se clasifican en cuatro tipos de milagros: Curaciones milagrosas, Exorcismos milagrosos, Resurrección de muertos (o el milagro de la resurrección de los muertos, así como la RESURRECCION DE JESUS) y el control sobre la naturaleza o “control de la naturaleza”.  

Curaciones milagrosas de Jesús

La FE en los milagros
El dolor de la enfermedad es el efecto del pecado original, y al vencerlo, se demuestra que se vence la causa (el pecado). Jesús da conocer con sus milagros que Él es el Mesías. Los milagros del Mesías son signo visible de lo que trajo al mundo: una vida en abundancia. Los milagros de Jesús son revelaciones del amor de Dios al hombre, sobre todo al ser humano que sufre y que tiene necesidad, el que implora la curación, el perdón, la piedad. Todos los pasajes sobre estas sanaciones milagrosas , nos hablan sin duda de un común denominador de lo que necesitamos para tener un milagro (y luego agradecerlo): La Fe. Son los milagros de Jesucristo, signos del amor inmenso y misericordioso que se proclama en el Antiguo y en el Nuevo Testamento también. (Encíclica Dives in misericordia).   


curaciones de jesus

MILAGROS de Cristo. CURACIONES

(Mostrar / Ocultar) <<<--- Click aquí para leer las curaciones realizadas por Cristo.

  1. El criado del Centurión
Estando Jesús en la entrada de Cafarnaún, se le acercó un capitán suplicándole: Señor, mi muchacho está en cama, totalmente paralizado, y sufre terriblemente. Jesús dijo que iría a sanarlo y. el capitán contestó: “¿quién soy yo para que entres en mi casa? Di no más una palabra y mi sirviente sanará” (este diálogo nos recuerda: Una palabra tuya bastará para sanar mi alma). Jesús le dijo: “Vete a casa. Hágase todo como has creído”. El hijo en ese momento quedó sanado. (Esto se lee en: Mateo 8, 5-9;13) Uno de los milagros de Jesús realizados en Cafarnaun.  
  1. El paralítico, milagro de JESUS
Unos hombres llevaban un paralítico en su camilla. Querían llevar al enfermo con Jesús, pero no podían pasar entre la multitud. Subieron al tejado y quitaron tejas; bajaron al enfermo en su camilla, y lo pusieron delante de Jesús. Sepan pues, que el Hijo del Hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados. Y dijo al paralítico: “Yo te lo ordeno: levántate, toma tu camilla y vete a tu casa”. El paralítico sano por completo entonces, se levantó frente a la vista de todos, tomó la camilla y se fue a su casa dando gloria a Dios. (Milagro relatado en Lucas 5, 18-19;24-25)  
  1. El milagro del hombre de la mano paralizada
Milagro de Jesús se dio cuando Jesucristo entró en la sinagoga de los judíos y había un señor que tenía una mano paralizada. A Jesús le preguntaron con toda la intención de poderlo acusar después: ¿Está permitido hacer curaciones en día sábado? A lo que Jesús respondió: “Si alguno de ustedes tiene una sola oveja y se le cae a un barranco en día sábado, ¿no irá a sacarla? ¡Pues un ser humano vale mucho más que una oveja! Por lo tanto, está permitido hacer el bien en día sábado”. Al enfermo le dijo: “Extiende tu mano”. Él la extendió y entonces le quedó tan sana como la otra. Del pasaje de Mateo 12, 11-13.  
  1. La mujer encorvada
Un sábado nuestro Señor enseñaba en una sinagoga. Una mujer que desde 18 años atrás estaba poseída por un espíritu maligno que la mantenía enferma, se encontraba ahí; estaba encorvada y no podía enderezarse. Cristo la vio y le llamó diciéndole: “Mujer quedas libre de tu mal”. Le impuso las manos. La mujer se enderezó y alabó a Dios. Lucas 13, 10-13.  
  1. El paralítico de la piscina de Betesda
En los mensajes cristianos se habla de un hombre que desde hace 38 años estaba enfermo y Jesús lo vio tendido y le dijo: “¿Quieres sanar?” El enfermo paralítico contestó: “Señor: no tengo a nadie que me meta en la piscina cuando se agita el agua, y mientras yo trato de ir, ya se ha metido otro”. Su respuesta fue: “Levántate, toma tu camilla y anda”. El hombre sanó, tomó su camilla y caminó. (Juan 5, 5-9).  
  1. Cuatro curaciones de ciegos
Curación milagrosa de ciegos. La sanación milagrosa de dos ciegos se dio cuando siguieron a Jesús dos ciegos y le gritaron: “¡Hijo de David ten compasión de nosotros!”. Jesús les preguntó: “¿Creen que puedo hacer esto?” Y ellos contestaron: “Sí, Señor”. Jesús les tocó los ojos, diciéndoles: “Hágase así, tal como han creído”. Y sus ojos vieron. Jesucristo les ordenó: “Cuiden de que nadie lo sepa”. Ellos, en cuanto se fueron lo dijeron por toda la región. (Mateo 9, 27-31). Una de los tantos pasajes sobre milagros de JESUS que tuvieron que ver con sanar milagrosamente a ciegos.  
  1. El ciego Bartimeo
Un ciego que pedía limosna llamado Bartimeo, hijo de Timeo, vio a Jesús de Nazaret y le gritó: ¡Jesús, Hijo de David, ten compasión de mí!. Muchas personas querían callarlo pero el gritaba aún con más fuerza. Jesús paro su camino y le dijo: “Llámenlo”. Llamaron al ciego y él arrojó su manto, se puso en pie y se acercó a Jesucristo. Jesús le preguntó: ¿Qué quieres que haga por ti? Él ciego respondió: -Maestro, que vea. Entonces Nuestro señor Jesucristo le dijo: “Puedes irte, tu fe te ha salvado”. Mensaje cristiano sobre la fe que se repite en muchos milagros. Al instante el hombre pudo ver y siguió a Jesús por el camino… Marcos 10, 46-52.  
  1. El ciego de Betsaida, un milagro de Jesús.
Milagros con la imposición de las manos. Cuando llegaron a Betsaida, le trajeron un ciego y le pidieron que lo tocara. Jesús de Nazaret tomó al ciego de la mano y lo llevó fuera del pueblo. Después le mojó los ojos con saliva, le impuso las manos y le preguntó: “¿Ves algo?” El ciego, que empezaba ver, dijo: “Veo como árboles, pero deben ser gente, porque se mueven”. Jesús le puso nuevamente las manos en los ojos, y el hombre se encontró con buena vista; se recuperó plenamente y podía ver todo con claridad. Jesús pues, lo mandó a su casa, diciéndole: “Ni siquiera entres en el pueblo” (Marcos 8, 22-26). Este milagro nos hace reflexionar sobre el poder de sanción con la imposición de las manos (para muchos en la actualidad se pudiera comparar con la técnica de sanación llamada: REIKI (por ejemplo la imposición de manos para curar); esta podría ser una técnica empleada por otros Maestros o Iluminados, para curar a la gente con las manos. *Temas relacionados: # Sanar con las manos. Curar con las manos. Curación con manos. Reiki tibetano. REIKI de Jesús (?). (Curación con saliva / La saliva de Jesús era milagrosa)  
  1. El ciego de nacimiento
Jesús vio a un hombre ciego de nacimiento y sus discípulos preguntaron: “Maestro, ¿quién ha pecado para que esté ciego: él o sus padres?” Jesús respondió: “No es por haber pecado él o sus padres, sino para que las obras de Dios se manifiesten claramente”. Hizo un poco de lodo con la tierra y la saliva, untó con él los ojos del ciego y dijo: “Vete y lávate en la piscina de Siloé (que significa enviado)”. Entonces el ciego se fue, se lavó y cuando volvió, veía claramente. (Milagro de Jesús relatado en: Juan 9, 1-3;6-7)  
  1. Dos curaciones de leprosos, Milagros de Cristo.
  • El leproso sanado
Se presentó un hombre cubierto de lepra. Apenas vio a Jesús, se postró con la cara en tierra y le suplicó: “Señor, si tu quieres puedes limpiarme”. Jesús extendió la mano y lo tocó, diciendo: “Lo quiero, queda limpio”. Y al instante le desapareció la lepra. (Lucas 5, 12-13)
  • Los diez leprosos

De camino a Jerusalén, Jesús pasaba por los confines entre Samaria y Galilea, y al entrar en un pueblo, le salieron al encuentro diez leprosos. Se detuvieron a cierta distancia y gritaban: “Jesús, Maestro, ten compasión de nosotros”. Jesús les dijo: “Vayan y preséntense a los sacerdotes”. Mientras iban quedaron sanos. Uno de ellos al verse sano, volvió de inmediato alabando a Dios en alta voz, y se echó a los pies de Jesús con el rostro en tierra, dándole las gracias. Era un samaritano. Jesús entonces le preguntó: “¿No han sido sanados los diez? ¿Dónde están los otros nueve? ¿Así que ninguno volvió a glorificar a Dios fuera de este extranjero?”. Y Jesús le dijo: “Levántate y vete; tu fe te ha salvado”. Milagros de Jesús. (Lucas 17, 11-17)  

Otras CURACIONES DE JESUS

Milagros de Cristo

 

La suegra de Pedro
Esta es otra de las muchas curaciones de Jesús: Al salir de la sinagoga Jesús fue a casa de Simón. La suegra de éste estaba con fiebre alta, y le rogaron por ella. Jesús entonces se inclinó hacia ella y dio orden a la fiebre para que esta desapareciera y así sucedió.(De: Lucas 4, 38-39).  

La mujer con el flujo de sangre
Dentro de los mensajes cristianos, se cuenta que una mujer padecía hemorragias desde 12 años atrás y nadie la había podido curar. Ella se acercó por detrás y tocó el fleco de su manto. Se detuvo al instante el derrame. Jesús preguntó quién lo había tocado. Decían todos: “Yo, no”, y Pedro dijo: “Maestro, es toda esta multitud que te rodea y te oprime”. Jesús le dijo: “Alguien me ha tocado, pues he sentido que una fuerza ha salido de mí”. La mujer cuando se vio descubierta se puso a temblar y se presentó, se echó entonces a los pies de Jesús. Contó delante de todos los demás por qué lo había tocado y cómo quedó instantáneamente sana, curada al instante… Jesús de Nazaret le dijo: “Hija, tu fe te ha salvado; vete en paz”. (Lucas 8, 43-48)

El sordomudo de la Decápolis
Saliendo de las tierras de Tiro, Jesús pasó por Sidón y, dando la vuelta al lago de Galilea, llegó al territorio de la Decápolis. Allí le presentaron un sordo que hablaba con dificultad, y le pidieron que le impusiera la mano. Jesús lo apartó de la gente, le metió los dedos en los oídos y con su saliva le tocó la lengua. En seguida levantó los ojos al cielo, suspiró y dijo: Effetá, que quiere decir: “Ábrete”. Al instante se le abrieron los oídos, le desapareció el defecto de la lengua y comenzó a hablar correctamente. -(MILAGRO)- Jesús les mandó que no se lo dijeran a nadie, pero cuanto más insistía, tanto más ellos lo publicaban. Estaban fuera de sí y decían muy asombrados: “Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos”. Marcos 7, 31-37.  

El hombre con hidropesía
En casa de unos de los Fariseos frente a Cristo, estaba un hombre que sufría de hidropesía. Jesús le preguntó a los maestros de la Ley y también a los fariseos si estaba permitido por la ley, el curar en sábado o no. Ninguno respondió y Jesús se acercó al enfermo, lo curó y luego lo despidió. Después dijo: “Si a uno de ustedes se le cae su burro o su buey en un pozo en día en sábado, ¿acaso no va en seguida a sacarlo?”. Y no le pudieron contestar (De: Lucas 14, 1-6).

La oreja de Malco
Sucedió el milagro cuando llegó un grupo que estaba encabezado por Judas, uno de los Doce. Para darle un beso, se acercó a Jesús, quien le dijo: Judas, ¿con un beso traicionas al Hijo del Hombre?. Los que estaban con Jesús vieron lo que iba a pasar y preguntaron: “Maestro, ¿sacamos la espada?”. Y uno de ellos hirió al servidor del sumo sacerdote cortándole la oreja derecha. Pero Jesús dijo: “¡Basta ya!”. Tocando la oreja del hombre la sanó. Lucas 22, 47-51.  

El hijo del funcionario
Jesús volvió a Caná de Galilea (donde había convertido el agua en vino). Un funcionario real (en Cafarnaúm) tenía un hijo enfermo y al enterarse que Jesús ya había vuelto desde Judea a Galilea, lo busco para que fuera a sanar a su hijo, quien estaba muriendo. Jesús le contestó: “Si ustedes no ven señales y prodigios no creen”. El funcionario dijo: Señor, ten la bondad de venir antes de que muera mi hijo. Y Jesús dijo: “Puedes volver, tu hijo está vivo”. El hombre en ese momento creyó en la palabra de Jesús, se levantó y se puso en camino. Al llegar a la bajada de los cerros, se topó con sus sirvientes que venían a decirle que su hijo estaba sano. Les preguntó a qué hora se había mejorado el niño, y le contestaron: “Ayer, a la una de la tarde, se le quitó la fiebre”. El padre comprobó que a esa misma hora Jesús le había dicho: “Tu hijo está vivo”. Y creyó él y toda su familia. (Juan 4, 46-54)  

Curaciones hechas por Jesús a multitudes: Otros pasajes de las escrituras sagradas con mensajes cristianos, nos cuentan de muchos otros milagros de Jesús, quien curó muchas enfermedades. Algunos ejemplos son: Recorriendo Galilea, en casa de Simón, junto al mar de Galilea, en el Templo, y a orillas del lago, por poner algunos ejemplos. Las curaciones de JESUS o sanaciones de Jesús, fueron muchas y los milagros de sanación que realizó tal vez no quedaron registrados en su totalidad en los Evangelios.

 

exorcismo

LOS MILAGROS DE JESÚS en los Exorcismos

(Mostrar / Ocultar) <<<--- Click aquí para leer los exorcismos realizadas por Jesús.

Jesucristo vino al mundo con el fin de anunciar el reino de Dios. Recibimos a Dios en el corazón, pero por el pecado, a veces el mal ocupa en el hombre “el puesto que le corresponde a Dios”. Jesus liberó al hombre del mal y del pecado, así como de las formas de que usa el diablo para dominar, así como de sus espíritus diabólicos o malignos, llama a demonios, que desean pervertir el sentido de la vida del hombre. Pero Jesucristo expulsó los demonios realizando exorcismos en sus milagros. Los milagrosos exorcismos de Jesús se exponen a continuación. Jesucristo nos ofrece la posibilidad de poder conseguir la libertad con Dios… quiere darle su Espíritu Santo, con el fin de que se convierta en su templo vivo y dirija sus pasos hacia el  buen camino de la salvación eterna.  

Los milagros que hacia Jesús fueron muchos, y de los más impactantes, resultaron ser los exorcismos.
Los Evangelios nos cuentan seis relatos:

El endemoniado de Cafarnaúm (Mc 1,23-28).
Los poseídos de Gadara (Mt 8, 28-32).
La hijita de una mujer cananea(Mc 7,24-30).
Un joven epiléptico “con un espíritu mudo” (Mc 9,14-27.)
El endemoniado mudo (Mateot 9,32-34).
El endemoniado ciego y mudo (Mt 12,22).  

Jesús le habla al diablo directa y personalmente: “Sal de ahí, yo te lo digo, sal fuera”. Los demonios le obedecen porque lo reconocen como el Santo Hijo de Dios. 

MILAGROS BIBLICOS

Exorcismos en los MILAGROS DE JESUS

  1. Exorcismo del endemoniado en la sinagoga de Cafarnaúm
Entró en la sinagoga un hombre que estaba “en poder de un espíritu impuro” que se puso a gritar: “¿Qué quieres con nosotros, Jesús de Nazaret?, ¿Has venido a destruirnos? Yo sé que tú eres el santo de Dios”. Jesús con autoridad le dijo (al espíritu): “¡Cállate y sal de ese hombre!” El exorcismo no requirió más que eso, pues el espíritu malvado revolcó al hombre en el suelo, dejando su cuerpo, lanzando un grito terrorífico al salir de él como un milagro. Esto se cuenta en: Marcos 1, 23-26.  
  1. Los endemoniados de GADARA.
Al llegar a la tierra de Gadara, dos endemoniados salieron entre los sepulcros y entonces vinieron a su encuentro… Eran hombres tan salvajes, que nadie se podía atrever a pasar por aquel camino. Gritaron: ¡No te metas con nosotros, Hijo de Dios! ¿Has venido aquí para atormentarnos antes de tiempo?. Habían cerdos comiendo a la distancia y los demonios le suplicaron a Jesús: “Si nos expulsas, envíanos a esa piara de cerdos”. A lo que Jesús respondió : “Vayan”. Entonces salieron y entraron en los cerdos, quienes se lanzaron hacia el lago desde a pendiente y se ahogaron. (Del pasaje de Mateo 8, 28-32)  
  1. El milagro de la hija de la mujer Cananea
Por las tierras de Tiro y Sidón, una mujer cananea, gritó: “¡Señor, Hijo de David, ten compasión de mí! Mi hija está atormentada por un demonio”. Jesús no le contestó y sus discípulos se acercaron diciéndole: Atiéndela, mira como grita detrás de nosotros. Jesús dijo: No he venido enviado, sino a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. Se acercó a Jesucristo la mujer y de rodillas, le insistió: “¡Señor, ayúdame!” A lo que él respondió: “No se debe echar a los perros el pan de los hijos”. Obtuvo esta respuesta: “Es verdad, Señor, pero también los perritos comen las migajas que caen de la mesa de sus amos”. Entonces Jesús dijo: “Mujer, ¡qué grande es tu fe! Que se cumpla tu deseo”. Y en aquel momento sanó su hija. (Mateo 15, 21-28)  
  1. El niño epiléptico
Un hombre se acercó a Jesús, se arrodilló y le dijo: “Señor, ten piedad de mi hijo, que es epiléptico… A menudo se nos cae al fuego, y otras veces al agua. Lo he llevado a tus discípulos pero no han podido curarlo”. Jesús respondió: “¡Qué generación tan incrédula y malvada! ¿Hasta cuando estaré entre ustedes?, ¿Hasta cuando tendré que soportarlos? Tráiganmelo acá”. Jesús dio una orden al demonio quien salió del cuerpo y desde ese momento el niño quedó sano. (Mateo 17, 14-18)  
  1. El endemoniado mudo
Le trajeron a uno que tenía adentro un demonio y no podía hablar. Jesús echó al demonio y “el mudo” empezó a hablar. La gente quedó maravillada y decían: “Jamás se ha visto cosa igual en Israel”. Mientras que los fariseos comentaban: “Este echa los demonios con la ayuda del príncipe de los demonios”. (Mateo 9, 32-34) Un claro ejemplo de los milagros de JESUS.  
  1. El endemoniado ciego y mudo

Le llevaron a Jesucristo a un endemoniado ciego y mudo y Jesús lo exorcizó, lo sanó de modo que ya entonces pudo ver y hablar. La gente asombrada se preguntaba: “¿No será este el hijo de David?” (Mateo 12, 22-23)  

Existen más casos de exorcismos milagrosos en los Evangelios, de Jesús curando endemoniados. Predicaba y expulsaba a los demonios. Los espíritus impuros, apenas lo veían, se arrojaban a sus pies y gritaban: “Tú eres el Hijo de Dios”. 

Se dice que la forma en que Jesús realizaba exorcismos, marca la diferencia entre él y otros maestros de su época, porque Jesús expulsa al demonio de una nueva forma sin ritual, con palabra de autoridad.      

lazaro

LOS MILAGROS DE JESÚS de la Resurrección de los muertos

(Mostrar / Ocultar) <<<--- Click aquí para leer las resurrecciones que milagrosamente ordenó Jesús.

“Yo soy la resurrección y la vida”

Jesús realizó tres resurrecciones durante su caminar por la tierra:

  1. La hija de Jairo
  2. El hijo de la viuda
  3. Lázaro de Betania
  Obviamente la resurrección más importante que marcaría la historia, fue su propia resurrección: La resurrección de Jesús.  
  • San Lucas narró la resurrección del joven de Naím, escribiendo que Jesús, ante el llanto de la madre viuda, se compadeció de ella.
  • Juan relató la emoción de Jesús, ante el sepulcro de su amigo Lázaro. Se conmovió ante las lágrimas de la hermana de Lázaro y quienes la acompañaban. Ya yendo al sepulcro, la emoción se intensificó y Jesús comenzó a llorar. En efecto Jesús se emociona, se compadece; se conmueve y llora.

La hija de Jairo
El milagro de la hija de Jairo. Al volver a Cafarnaúm sucedió uno más, un milagro de Jesús que fue más allá de las curaciones, que para ese entonces ya eran ordinarias. Sucedió con la hija de Jairo, jefe de la sinagoga. Su hija muere y el siente un inmenso dolor; sabe que Jesús ha curado a mucha gente. Duda, pero pide el milagro. Jesús entró y les dijo: “¿Por qué este alboroto y tanto llanto? La niña no está muerta sino dormida”. Se burlaron de él. Pero entonces Jesús les pidió a todos que salieran. Tomó al padre, a la madre y a los que venían y entró donde estaba la niña… La tomó de la mano (a la niña) y le dijo: “Talitá kumi…”, que se traduce: “Niña, te lo digo, ¡levántate!” La joven de 12 años se levantó prácticamente al instante y entonces caminó. Se dice que quedaron fuera de sí. Jesús les pidió que no lo contaran a nadie y les dijo que le dieran algo de comer… (Marcos 5, 38-43) Resurrección de la hija de Jairo.

El hijo de la viuda de Naím
La resurrección del hijo de la viuda de Naím fue una vez más, prueba del amor de Dios y de Jesucristo hacia nosotros, con este que forma parte de los Milagros de Jesus. Cristo cuando vio a la viuda, quien perdió todo en la vida, se compadeció de ella. Del Corazón de Cristo o del Corazón de JESUS, brotó la necesidad de consolar a la viuda a quien le volció a entregar a su hijo. Jesús llegó al pueblo llamado Naím. Con él iban sus discípulos y otras personas. Al llegar a la puerta del pueblo, estaban sacando a un muerto para enterrarlo; era hijo único de su madre (viuda). Jesús se compadeció de ella y le dijo “No llores”. Se acercó y entonces el Señor tocó el féretro y dijo: -Joven, yo te lo mando, levántate. Se incorporó el joven muerto de inmediato y se habló. Jesús se lo entregó a su madre. Uno de los milagros hechos por Jesús. (Lucas 7, 11-17)

Lázaro
Lazaro, Levántate y anda… La resurrección de Lázaro

Cuando el alma de Lázaro reposa y espera el momento sublime de la redención, se da el milagro. Lo que en primer momento no le cuesta aplazar cuatro días, se transforma en lágrimas y llanto al contemplar el sepulcro de su amigo. El regreso a la vida de Lázaro o la resurrección de Lázaro, es sólo un anticipo o una profecía, de lo que sucederá en el futuro cuando suceda la resurrección de los muertos. Jesús, conmovido se acercó al sepulcro de Lázaro que era una cueva que estaba cerrada o sellada con una piedra. Pero Jesús ordenó: Quiten la piedra. Marta, la hermana de Lázaro fallecido, le dijo: “Señor, ya tiene mal olor, pues lleva cuatro días”. Y Jesús le respondió: ¿No te he dicho que si crees verás la gloria de Dios?. El anterior es uno de los mensajes cristianos más importante de estas revelaciones. Quitaron la piedra y Jesús levantó los ojos al cielo, exclamando:  

“Te doy gracias, Padre, porque me has escuchado.
Yo sabía que siempre me escuchas; pero yo lo digo por esta gente,
porque así creerán que tú me has enviado”.  

Y gritó con fuerte voz: ¡Lázaro, sal fuera! Y salió el muerto, quien tenía las manos y los pies atados con las vendas; la cabeza estaba cubierta con un sudario. El señor entonces dijo: “Desátenlo y déjenlo caminar”. Muchos judíos que habían ido a casa de María creyeron en Jesús al ver lo que había hecho. (Juan 11, 38-45)  

El Domingo de Pascua de Resurrección es la fiesta quizás más importante para todos los cristianos y católicos, con la Resurrección de Jesús es cuando adquiere el sentido realmente verdadero, toda nuestra religión. Cristo triunfó sobre la muerte y nos abrió las puertas del Cielo.

 

Existen como se puede ver, 4 milagros de resurrección.


RESURRECCION DE JESUS

La Resurrección de Jesús (Contada en: Mt. 28:1-10, Mr. 16:1-8, Lc. 14:1-12).
Los milagros denominados resurrecciones son en realidad: reanimaciones, para expresarlo mejor; un retorno a la vida anterior (la hija de Jairo, así como el hijo de la viuda de Naín, y la resurrección de Lázaro). La resurrección de Jesús representa el triunfo definitivo sobre la muerte... una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más, así que desde ahora, la muerte ya no tiene poder sobre él." (Romanos 6:9).
La misteriosa resurreccion de jesus para los cristianos, es el más grande milagro para la humanidad. La resurrección de Jesús define sin duda, su divinidad.

ressurrecc jesus resucitado
La resurrección de JESUS  

El milagro de la SABANA SANTA

La Sábana Santa, es un mensaje poderoso al hombre y al mundo de que Jesucristo existió históricamente, así como prueba de los milagros, la crucifixión de Cristo y su resurrección. El glorioso misterio del Santo Sudario de Oviedo y de la Sábana Santa de Turín, no sólo se explica desde la fe, al existir estos objetos palpables. Se encontró que el Sudario de Oviedo y la Sábana Santa de Turín, tienen la presencia del "mismo tipo de polen" presente en los enterramientos de los judíos del siglo I. Esto refuerza más la historicidad de los hechos bíblicos.

sabana santa  sudario jesus manto sagrado

La Sábana santa o manto sagrado

 

jesus camina sobre el mar

LOS MILAGROS DE JESÚS sobre la naturaleza

(Mostrar / Ocultar) <<<--- Click aquí para leer las órdenes que hizo Jesús a la naturaleza.

Jesús realizó milagros revelados en  los evangelios; comúnmente se conocen diez prodigios que relacionan la obediencia de la naturaleza en los milagros de cristo.  

MENSAJES CRISTIANOS

Estos son:  

La boda de Caná
En las Bodas de Caná, los milagros bíblicos cuentan que había 6 recipientes de piedra que suelen usar los judíos para sus purificaciones, cada uno de cien litros. Jesús exclamó: “Llenen de agua esos recipientes”. Entonces los llenaron. Aquí fue cuando Jesús hizo el milagro y luego dijo: “Sáquenlos ahora y llévenlo al mayordomo”. Ellos obedecieron. El agua convertida en vino la probó el mayordomo. Todos disfrutaron del vino de la boda de Caná y esta señal milagrosa fue entonces la primera que Jesús hizo en Caná de galilea. Manifestando toda su gloria a sus discípulos que entonces creyeron en él.  (Juan 2, 6-12). El milagro de Jesús fue convertir el agua en vino.  

Pesca milagrosa
Cuando terminó de hablar, Jesús dijo a Simón. “Lleva la barca mar adentro y echen las redes para pescar”. Simón respondió: “Maestro, por más que lo hicimos durante toda la noche, no pescamos nada; pero, si tú lo dices, echaré las redes”. Lo hicieron, y pescaron tantos peces, que las redes casi se rompen; hicieron señas a los que estaban en otra barca para que fueran a ayudarles.  Ya con ellos llenaron las dos barcas, que por el peso casi se hunden. Se arrodilló Simón Pedro ante Jesús y le dijo: “Señor, apártate de mí, que soy un hombre pecador” Simón, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, estaban impresionados por lo sucedido. Jesús le dijo a Simón: No temas; en adelante serás pescador de hombres. Llevaron sus barcas hacia tierra, dejaron todo y siguieron a Jesús. (Lucas 5, 4-11)  

Jesús domina la tempestad
Cuando Jesús subió a la barca, sus discípulos le siguieron. Una tormenta muy violenta se dio en el lago y las olas cubrían la barca. Jesús dormía. Los discípulos de Jesús se le acercaron y lo despertaron: “¡Señor, sálvanos, que estamos perdidos!” Jesucristo les dijo: “¡Qué miedosos son ustedes!, ¡Qué poca fe tienen!”. Un claro mensaje cristiano. Se levantó y dio una orden al viento y al mar. Entonces todo volvió a la calma por completo. Milagro: Calmó la tempestad. Todos se asombraron. “¿Quién es éste, que hasta los vientos y el mar le obedecen?” (Mateo 8, 23-27)  

Primera multiplicación de los panes
Cuando caía la tarde, los discípulos de Jesús se le acercaron, diciéndolo: “Estamos en un lugar despoblado y ya ha pasado la hora. Despide a esta gente para que se vayan a las aldeas y se compren algo de comer”. Jesús les dijo: “No tienen porque irse; dénles ustedes de comer”. Ellos respondieron: Aquí sólo tenemos 5 panes y 2 pescados. Jesús les dijo: “Tráiganmelos acá”. Mandó a las personas a que se sentaran en el pasto. Tomó esos cinco panes y dos pescados, levantó los ojos al cielo y pronunció la bendición… partió los panes y los entregó a sus discípulos quienes los daban a la gente. Multiplicó la comida. Comieron todos y se saciaron; además se recogieron pedazos que sobraron: doce canastos llenos. Quienes habían comido fueron cinco mil hombres, sin contar mujeres y niños. (Mateo 14, 15-21)  

Jesús camina sobre el mar
Antes de que amaneciera, Jesús fue hacia ellos caminando sobre el mar. Al verlo caminar sobre el mar, ellos se asustaron y exclamaron: ¡Es un fantasma!… y de miedo se pusieron a gritar. Jesús les dijo: “Ánimo, no teman, que soy yo”. Pedro le contestó: “Señor, si eres tú, manda que yo vaya a ti caminando sobre el agua”. Y Jesús le dijo: “Ven”. Pedro bajó de la barca y entonces empezó también a caminar sobre las aguas en dirección a Jesús. El viento seguía fuerte, tuvo miedo y empezó a hundirse. Gritó: ”¡Señor, sálvame!” Jesús extendió la mano y lo agarró: “Hombre de poca fe, ¿por qué has vacilado?” le dijo. Subieron a la barca y entonces cesó el viento, y los que estaban en la barca, se postraron ante Jesús, diciendo: “¡Verdaderamente tú eres el Hijo de Dios!” (Mateo 14, 25-33)  

Segunda multiplicación del pan
Otro de los milagros de Jesús que se repitió. Jesús llamó a sus discípulos y dijo: “Siento compasión de esta gente, pues hace ya tres días que me siguen y no tienen comida. No quiero despedirlos en ayunas, porque temo que se desmayen en el camino”. Sus discípulos le respondieron: “Estamos en un desierto, ¿dónde vamos a encontrar suficiente pan como para alimentar a tanta gente?”. Y Jesús les dijo: ¿Cuántos panes tienen ustedes? Respondieron: “Siete y algunos pescados”. Jesús mandó a la gente a que se sentara en el suelo. Tomó los siete panes y los pescados, dio gracias y los partió. Los entregaba a los discípulos y estos los repartieron a la gente. Todos comieron hasta saciarse y llenaron siete cestos, con los pedazos que sobraron. Los que comieron fueron cuatro mil hombres, sin contar mujeres y niños. (Mateo 15, 32-38)

La Transfiguración o transformación
Jesús llevó a Pedro, Santiago y Juan a un alto monte. A la vista de ellos, el aspecto de Jesús cambió completamente, incluyendo sus ropas que se volvieron resplandecientes y tan blancas como nadie fuera capaz de blanquearlas. Se les aparecieron Elías y Moisés, quienes conversaron con Jesús. Pedro tomó la palabra y le dijo a Jesús: Maestro ¡qué bueno es que estemos aquí! Levantemos tres chozas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías. No sabía lo que decía porque estaban aterrados. Entonces se formó una nube que los cubrió con una sombra, y desde la nube llegaron a la tierra estas palabras: “Este es mi Hijo, el Amado, escúchenlo” Mirando a su alrededor no vieron ya a nadie… sólo Jesús estaba con ellos. (Marcos 9, 2-8) Este fue otro de los MILAGROS DE JESUS que debió asombrar a los presentes.  

Impuesto para el Templo
Milagros de Cristo relacionados con el Impuesto para el templo. Al volver a Cafarnaún se acercaron a Pedro quienes cobraban el impuesto para el Templo y le preguntaron: “El maestro de ustedes, ¿no paga el impuesto?”. A lo que Pedro respondió: “Claro que sí”. Se fue a su casa y cuando estaba por entrar se anticipó Jesús y le dijo: “Dame tu parecer, Simón. ¿Quiénes son los que pagan impuestos o tributos a los reyes de la tierra: sus hijos o los que no son de la familia?”. Pedro le contestó: “Los que no son de la familia”. Y Jesús dijo: “Entonces los hijos no pagan. Sin embargo, para no escandalizar a esta gente, vete a la playa y echa el anzuelo. Al primer pez que pesques ábrele la boca y hallarás en ella una moneda de plata. Tómala y paga por ti y por mí”. (Mateo 17, 24-27)

Maldición de la higuera
Milagro de Jesús
en la naturaleza. Al regreso a la ciudad Jesús sintió hambre siendo de mañana. Divisó una higuera cerca del camino, se le acercó, pero no encontró más que hojas. Y entonces dijo a la higuera: “¡Nunca jamás volverás a dar fruto!” Y al instante la higuera se secó. Los discípulos se maravillaron y preguntaron: “¿Cómo pudo secarse la higuera tan rápido?” Jesús les declaró: En verdad les digo: si tienen tanta fe como para no vacilar, ustedes harán mucho más que secar una higuera. Ustedes dirán a ese cerro: ¡Quítate de ahí y échate al mar!, y así sucederá. Todo lo que pidan en la oración, con tal de que crean, lo recibirán. Este fue uno de tantos mensajes cristianos que perdurarían en la historia de Jesús. (Mateo 21, 18-22)  

La Transubstanciación
La Transubstanciación de la última cena. Cuando comían, Jesús tomó el pan y pronunció la bendición, lo partió y lo dio a su discípulos, diciendo: Tomen y coman porque esto es mi cuerpo. Tomó una copa, dio gracias y se las pasó diciendo: Beban todos de ella, esta es mi sangre, la sangre de la Alianza, que es derramada por muchos, para el perdón de sus pecados. Y les digo que desde ahora no volveré a beber del fruto de la vid, hasta el día en que lo beba nuevo con ustedes en el Reino de mi Padre. Mateo 26, 26-29 (pasaje que nos deja uno de los mensajes cristianos más emblemáticos de la última cena).  

Clases de milagros o tipos de milagros

Los milagros bíblicos que hizo Jesús se pueden clasificar en los que hizo:
A) Milagros sobre las sustancias espirituales.
B) Milagros de Cristo - tocante los cuerpos celestes.
C) Milagros sobre los hombres, como puede verse en los mensajes cristianos de los milagros de JESUS.
Existen en la Biblia / Evangelio canónico: 24 curaciones milagrosas de Jesús.
D) Milagros sobre las criaturas irracionales. 

Los milagros de Jesús causaron gran indignación de los escribas y los maestros de la ley. Por eso, los escribas, fariseos y otros contemporáneos suyos los atribuyeron a una confabulación con Belcebú. Jesús se defendió enérgicamente de estas acusaciones. Según los relatos evangélicos, Jesús no sólo tenía el poder de expulsar demonios, sino que transmitió ese poder a sus seguidores incluso se menciona el caso de un hombre que, sin ser seguidor de Jesús, expulsaba con éxito demonios en su nombre. https://es.m.wikipedia.org/wiki/Milagros

Mensajes Cristianos

Los milagros son el lenguaje de Dios. La naturaleza habla siempre de la gloria de Dios. La belleza de la naturaleza y del mundo nos habla de Dios. El milagro tiene un lenguaje especial privado de Dios. Sólo Él emite una palabra que vaya más allá de los límites que ha querido establecer en la naturaleza. Para los ojos despiertos, que no están nublados por la rutina, toda la creación es un canto de alabanza al Creador que pregona: Él nos ha creado. Los milagros nos hablan del amor omnipotente de Dios, quien habla en Jesús con tantos milagros obrados. Todos los milagros de Jesús son para bien y nunca realizó o realiza ningún milagro para castigar o para “hacer caer fuego del cielo sobre los injustos”. Los que los observan pueden ver el dedo de Dios que señala: mirad a mi Hijo.

NOTA y DEBATE abierto, por lo que el mundo está viviendo:

NOTA DE LOS COLABORADORES: Y recuerda: Jesús dijo: "Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os améis los unos a los otros." Jesús fue un maestro iluminado de AMOR y paz, jamás de odio... El hombre, según muchos estudiosos religiosos, ha tergiversado según su conveniencia, las enseñanzas de Jesucristo (incluída la iglesia, mal fundamentada por el hombre en algunos puntos). Dios y Jesús nunca nos pedirían odiar o matar por ningún motivo y mucho menos por religión, discriminación racial u orientación sexual. Cuando te digan: "es que la biblia dice..." Si... la biblia dice muchas cosas, argumentos a veces caducos, que no aplican en un mundo actual que busque paz y amor, ya que se incita a relaciones o condenas que hoy serían reprobables, como: vender a la hija como esclava y apedrear a las mujeres. Recordemos que Jesús NO escribió la Biblia, lo hicieron más de cuarenta hombres en el transcurso de mil seiscientos años, entre ellos: Moises y apóstoles inspirados por Dios (en cursiva pues para algunos es polémico afirmarlo del todo). En la actiualidad hay que abrir la mente y pensar que aunque creamos en JESÚS, la virgen, los santos, etc., la iglesia ha sido a final de cuentas una institución con mucho poder; y el poder eclesíastico ha sido regido por el hombre, quien no es perfecto... La iglesia ha ido renovando su forma de pensar a través de los tiempos y no tardará en hacerlo en muchos puntos, es no sólo necesario sino también algo inevitable. La iglesia NO debería fomentar ni infundir odio por ningún motivo, y sin embargo, a veces, lo hace. Respeto, tolerancia y amor, es lo que nuestro mundo necesita y no incitación al odio y a la violencia, a partir de descalificar con adjetivos humillantes hacia ciertos grupos, que sólo fomentan rechazo en lugar de unión. ¿Tú qué piensas? Por favor deja un comentario (sólo pedimos que seas respetuoso ya sea que estés a favor o en contra).

Gracias por visitar y compartir: nuestro sitio web de Milagros de Jesús.


Milagros de Jesús. Comparte:
Twittear

Comentar sobre los Milagros de Jesús:


www.milagrosdejesus.com Derechos Reservados.